En sangrienta entradera mataron a un hombre delante de su hija

En sangrienta entradera mataron a un hombre delante de su hija

Un hombre de 59 años fue salvajemente asesinado con un arma de fuego, y frente a su descendiente de 17 años, cuando ingresaba en su vivienda de la localidad bonaerense de Ramos Mejía.

En la localidad bonaerense de Ramos Mejía, un hombre de unos 59 años, identificado como Giovanni fue asesinado a tiros por malvivientes que pretendieron asaltarlo cuando ingresaba en su vivienda.

De acuerdo a los trascendidos, el suceso se produjo en las últimas horas de la tarde de este miércoles en la calle Palos al 200, del citado distrito del partido de La Matanza.

En esas circunstancias, la víctima fue abordada por al menos dos malandras cuando intentaba entrar en su casa, allí ubicada.

El hombre se opuso en forma tenaz a ser asaltado y mucho menos permitir que los ladrones ingresaran en su propiedad, por lo que recibió un par de impactos de bala. Antes de huir, los delincuentes lograron sustraerle dos portafolios y un reloj de pulsera.

El disparo le traspasó la clavícula por lo que comenzó a sangran abundantemente. Un vecino intentó realizarle reanimación cardiopulmonar sin éxito.

El hombre fue trasladado en pocos minutos al Hospital Posadas de Haedo, donde dejó de existir instantes después.

Un vecino intentó reanimarlo

En el sangriento hecho, un testigo contó que le practicó, sin éxito, resucitación a la víctima fatal.

“La hija del señor me fue a buscar desesperada a la casa porque el papá esta sangrando, salí corriendo con mi yerno y el hombre estaba desvanecido con un disparo a la altura de la clavícula que lo había traspasado”, dijo Pina.

Miguel continuó diciendo: “Estaba sangrando muy profundamente, era un hombre de mucho tamaño y en un momento se quedó sin pulso y le hice RCP hasta que vino la ambulancia que tardó más de media hora”.

“Mi esposa los fue a buscar a donde estacionan (las ambulancias) y vinieron a llevar al señor. Y la ambulancia de la municipalidad de La Matanza llegó una hora después cuando ya no estaba”, confesó.

El testigo de la sanguinaria entradera relató que “como el hombre era muy grande”, solo pudieron sacarle “dos portafolios” que son sus elementos de trabajo y “un reloj de pulsera”.

Posteriormente, Giovanni fue trasladado sin vida al hospital Posadas donde se confirmó el deceso.

Comentarios con Facebook

Deja un comentario con tu cuenta