Suicidarse

Suicidarse. En la última semana de diciembre dos internos en el centro cerrado de Virrey del Pino se intentaron quitar la vida y otros quince se autolesionaron. El lugar es un foco de criticas hace tiempo debido a las malas condiciones en las que se encuentran encerrados los jóvenes a partir del desembarco del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Según informaron desde la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) los dos jóvenes que intentaron suicidarse fueron encontrados colgados, desvanecidos, lo que motivó un traslado de urgencia al hospital más cercano. Quedaron alojados en la Unidad Penitenciaria Nº 34 de adultos. La particularidad es que en los dos casos, habían realizado previamente pedidos por situaciones familiares a las autoridades del centro que no fueron escuchadas.

Asu ves destacaron que 15 internos intentaron autolesionarse en diferentes partes del cuerpo según entiende la CPM, como consecuencia de una realidad sistemática que atraviesan todos los días donde son maltratados y no tienen ningún tipo de contención.

La CPM enterada de los hechos radicó una denuncia en el Juzgado de Garantías Nº 1 de la Matanza donde se explica el régimen de vida al que son sometidos los jóvenes alojados en el centro cerrado de Virrey del Pino, que pertenece al Organismo de Niñez provincial.

En varias oportunidades durante el año pasado la se han denunciado que el régimen de vida en este centro de Virrey del Pino se ha ido agravando a partir del desplazamiento del Organismo de Niñez bonaerense por el Servicio Penitenciario Bonaerense, que actualmente está cargo del centro de detención.

“Están sometidos a un régimen carcelario que viola los Derechos Humanos”, aseguraron desde la CPM. En este sentido recalcan que se ha provocado la carcelización del establecimiento mientras que los dispositivos y abordajes específicos de un centro de jóvenes se han desarticulado.

Como principales urgencias, señalan que el centro no cuenta con un equipo técnico capaz de acompañar a los internos, hay una sola trabajadora social y un solo psicólogo. A su vez denuncian la falta de personal de general y régimen de aislamiento a los que se someten a los internos que van desde 24 a 36hs.

Fuente Viví el Oeste

En la última semana de diciembre dos internos en el centro cerrado de Virrey del Pino se intentaron quitar la vida y otros quince se autolesionaron. El lugar es un foco de criticas hace tiempo debido a las malas condiciones en las que se encuentran encerrados los jóvenes a partir del desembarco del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Según informaron desde la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) los dos jóvenes que intentaron suicidarse fueron encontrados colgados, desvanecidos, lo que motivó un traslado de urgencia al hospital más cercano. Quedaron alojados en la Unidad Penitenciaria Nº 34 de adultos. La particularidad es que en los dos casos, habían realizado previamente pedidos por situaciones familiares a las autoridades del centro que no fueron escuchadas.

Asu ves destacaron que 15 internos intentaron autolesionarse en diferentes partes del cuerpo según entiende la CPM, como consecuencia de una realidad sistemática que atraviesan todos los días donde son maltratados y no tienen ningún tipo de contención.

La CPM enterada de los hechos radicó una denuncia en el Juzgado de Garantías Nº 1 de la Matanza donde se explica el régimen de vida al que son sometidos los jóvenes alojados en el centro cerrado de Virrey del Pino, que pertenece al Organismo de Niñez provincial.

En varias oportunidades durante el año pasado la se han denunciado que el régimen de vida en este centro de Virrey del Pino se ha ido agravando a partir del desplazamiento del Organismo de Niñez bonaerense por el Servicio Penitenciario Bonaerense, que actualmente está cargo del centro de detención.

“Están sometidos a un régimen carcelario que viola los Derechos Humanos”, aseguraron desde la CPM. En este sentido recalcan que se ha provocado la carcelización del establecimiento mientras que los dispositivos y abordajes específicos de un centro de jóvenes se han desarticulado.

Como principales urgencias, señalan que el centro no cuenta con un equipo técnico capaz de acompañar a los internos, hay una sola trabajadora social y un solo psicólogo. A su vez denuncian la falta de personal de general y régimen de aislamiento a los que se someten a los internos que van desde 24 a 36hs.

Fuente Viví el Oeste

Comentarios con Facebook

Deja un comentario con tu cuenta