Un grupo de trabajadores de la Feria de Rafael Castillo,  que se encuentra en la calle Vogel y Carlos Casares, se acercó a nuestro medio, con la inquietud de plantear la situación que están viviendo en ese lugar, donde diariamente, dos veces por semana, un grupo de trabajadores se gana la vida vendiendo distintos artículos para poder sobrevivir, como prendas de ropa, alimentos, mates y otros artículos. Este grupo, manifestó, que el inconveniente que están teniendo, es en la parte financiera, en esta época en la cual bajaron las ventas, las personas que les brinda el lugar, “aumentan el precio que ellos pagan por la ubicación que les brindan, y ni siquiera tienen un baño y un lugar adecuado para poder tener mas comodidad”, como lo expresaron a NCO. Por tal motivo están pidiendo que alguna autoridad competente o funcionario público se encargue de su situación.

Comentarios con Facebook

Deja un comentario con tu cuenta